domingo, 21 de febrero de 2010

La aberración estelar no prueba el movimiento terrestre


Este fenómeno físico de la aberración estelar es similar al de un hombre con un paraguas abierto ante la lluvia que cae con una velocidad 'c', imaginémosla vertical a la superficie (Fig. 1), si ahora el hombre se desplaza con velocidad v, entonces el paraguas, que inicialmente lo tenía en dirección de la vertical, deberá ser inclinado un ángulo α para no mojarse. Este ángulo depende de -v+c (suma de los dos vectores velocidad) [1]. En concreto, es fácil comprobar que:


α = arc tan v/c

Este efecto, lo encontró en 1728 el físico James Bradley en las estrellas. En la explicación de Bradley para la aberración estelar, la lluvia es la luz de cierta estrella (con velocidad c) y el movimiento es el de la Tierra por el eter (v=30 km/s). Para observar una determinada estrella (supongamos la estrella polar), el telescopio debía moverse un ángulo α = arc tan v/c. Como la velocidad (el vector v) es distinta a lo largo de la presunta orbita de la tierra en torno al sol, el ángulo α también varía a lo largo del año (ver figura 3). En consecuencia la estrella, en lugar de aparecer en un punto fijo de la esfera estelar (P.N.), describe una pequeño circulo o elipse entorno a él. Y con esta explicación (veremos que "muy ingenua") de Bradley ya tenemos quizás la más falsa prueba del movimiento de la Tierra en torno al sol. No tenéis más que mirar en Wikipedia, o en cualquier enciclopedia, libro científico, etc. Todos sin excepción cuentan que ésta es una prueba irrefutable del movimiento de la tierra. Pues es falso.

En la figura 4 podemos apreciar que hay tres posibles causas para el efecto de la aberración de Bradley:
1. Movimiento sólo de la Tierra (VT ≠0, VE=0).
2. Movimiento sólo de la estrella (VT=0, VE≠0)
3. Movimiento relativo Tierra-estrella (VT≠0, VE≠0)
Bradley, que era un heliocentrista, sólo consideró la posibilidad 1, además que en 1728 se pensaba que las estrellas permanecían todas fijas con V=0. Observando las estrellas cercanas al Polo Norte, Bradley descubrió que el semieje mayor de la elipse descrita por todas ellas era de unos 20" de arco paralelo al plano de la eclíptica[2]. Efectivamente, teóricamente arc tg v/c = 20.49", a lo cual se llama "constante de Bradley".

Sin embargo, según la astronomía actual las estrellas sí tienen movimiento, el sol se estaría desplazando hacia un punto de la constelación Lyra, con una velocidad de 250 km/s. Si consideramos la relatividad de Einstein, la fórmula para el cálculo de α es diferente, sin embargo para velocidades pequeñas frente a c, la fórmula que indica el desplazamiento tiende a ser la misma: α = arc tan V/c, salvo que ahora V es la velocidad relativa VT - VE. Según la teoría de la relatividad, dados dos cuerpos T y E, no es posible decir si uno de ellos está fijo y el otro se mueve, por tanto, siempre se habla de velocidad relativa entre ambos. Obviamente aquí surge un problema, VE es desconocida para todas las estrellas que midió Bradley.

 Conclusiones

Si son ciertas las mediciones de Bradley, entonces, con los conocimientos actuales, esa aberración estelar no prueba que la Tierra se mueva, sino en todo caso estaría probando que la teoría de la Relatividad es falsa, pues según ella deberían observarse un amplio rango de desviaciones (dependientes de VE), y no siempre los 20" que obtuvo Bradley [3] para un numeroso grupo de estrellas. Pero manteniendo, como lo hacen los libros y wikipedias, que la aberración de Bradley prueba el movimiento terrestre es un engaño al conocimiento, a) porque viola el principio de relatividad ignorando a drede el movimiento relativo entre la fuente y el observador; y b) porque hace del sol un marco de referencia absoluto.


¿Por qué, entonces, se oculta esta conclusión?, y, por qué se sigue engañando en los libros al asegurar que la aberración de Bradley es una prueba del movimiento de la Tierra. Desde el geocentrismo pueden darse explicaciones satisfactorias a esta aberración, pero por ahora sólo estamos mostrando que "NO HAY NINGUNA PRUEBA" de los hipotéticos movimientos de la Tierra. Ni una sola prueba.

NOTAS:


1. Es evidente que si el hombre está con el paraguas en reposo, y llueve, pero ahora hay un viento con velocidad v, entonces el hombre deberá inclinar también el paraguas un ángulo α, exactamente igual que si estuviera desplazando él con lluvia pero sin viento.
2. El eje menor de la elipse depende de la latitud.
3. Algunos han dudado que Bradley pudiera, en 1728, encontrar con precisión eso de que «todas las estrellas cercanas al PN tienen una aberración de 20"». Por ejemplo, si midiésemos la aberración para Marte, considerando las velocidades (según los manuales de Astronomía) de estos planetas, hallamos una desviación teórica que va entre 0 y 43" de arco. Pero ocurre que los movimientos de los planetas no son como los de un reloj, están sometidos a perturbaciones de otros objetos cercanos, esto reduce la precisión de las mediciones a 6". Además, para medir las aberraciones (con baja precisión) tenemos que apoyarnos en las efemérides, que son otras mediciones hechas con baja precisión. En realidad, las posiciones de los planetas no pueden calcularse con gran precisión, pues con menos motivo pueden estimarse las de las estrellas lejanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios ofensivos y maleducados serán eliminados.